La Otra (des)Espera

I. llegó como la primavera.  Un día, sin aviso, habían flores en el jardín.  Algo les quiero decir, si la (des)espera incierta por una hjja en adopción es una gran m!erda! , la espera cierta es aún peor.  Conozco su nombre, su edad y hasta puedo imaginar su rostro como un reflejo del de A.  Pero de todas maneras debo pasar por los cientos de sellos de aprobación, los certificados y las entrevistas que exige la Agencia.

Y mientras hacemos todo lo posible porque I. legue a casa con su familia, ella crece en un Hogar.  Sí, seguro no le hace falta nada… nada menos que los brazos de su mamá.

La espera incierta te angustia; la espera cierta te enoja.  Te da rabia cada minuto que pasa y no la puedes acunar!  Te da rabia cada risa de A. que I. se está perdiendo.  Te da rabia saber que ella está ahí, y no acá, y que nos separan cientos de horas de burocráticos informes.

Te dan rabia las promesas falsas de hacer todo “lo más rápido posible por el bienestar de la niña”, y que luego te soliciten un entrevista más.  Te da rabia que no entiendan que “el bien de la niña” es traerla a casa.  Te da rabia que la hija que te regaló el cielo te sea escatimada por los hombres…

Anuncios

Y tu, qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s