Acerca de mí

versión 2.0

 

Hace poco más de  dos años me convertí en mamá gracias a la adopción de mi primera hija.  Y me convertí en mamá por seguna vez hace poco menos de un años.  Soy la verdadera mamá adoptiva de mis pequeñas.

Soy su verdadera mamá porque su bienestar físico y emocional depende principalmente de mí (sin quitarle crédito al extraordinario trabajo que hace mi compañero de vida como papá).  Soy yo quien las mantiene limpias, alimentadas, estimuladas y  (espero) contenidas.  Soy yo quien calma su llanto y las acuna para dormir.  Y, hasta que crezcan un poco, yo soy su puente con el mundo (aunque A. ya comienza a explorar por su cuenta).  Pero… eso es lo que hacen todas las mamás, cierto?  Yo no voy por ahí recordando a mis amigas, madres biológicas de sus hijos, que son las verdaderas mamás e sus hijos.  Así que llámenme mamá, sin el prefijo, por favor.

También soy su mamá adoptiva porque no tuve la posibilidad de llevarlas en mi vientre.  Me habría encantado estar con ellas desde el principio, pero el Universo tenía otros planes para nosotras.  Que somos una familia gracias a la adopción es algo en lo que casi nunca pienso, pero que siempre regresa a mi memoria cuando me enfrento a los detalles más pequeños de la maternidad.  Créanme, como mamá adoptiva, no necesito que me recuerden cómo conocí a mis hijas… está tatuado en mi alma.  Así que llámenme mamá, sin el sufijo, por favor.

Cuando mi primera hija llegó a nuestro hogar, mi compañero y yo decidimos que lo mejor para ella era que, al menos por un tiempo, yo me convirtiera en mamá a tiempo completo.  Ha sido un sacrificio para ambas partes.  Por un lado, mi marido tuvo que hacerse cargo de sostener un hogar con 3 integrantes y un estilo de vida acomodado.  No poco stress de obtener un segundo trabajo y pensar como llegar a fin de mes.  Por otro lado, yo dejé de lado mi identidad como ingeniera y sibarita gourmet principiante para dedicarme por completo a mi hija y mi casa…

Cuando parecía que teníamos la maternidad dominada, llegó nuestra segunda pequeña a ponerlo todo patas arriba otra vez!!  Ahora soy mamá de dos… y por dos años más seré mamá y dueña de casa…

Amo ser mamá, odio ser ama de casa!! Además no es el ejemplo con el que quiero que mis hijas crezcan.  Mujer compleja, quiero que vean una mamá que es capaz de enfrentar los desafíos de este mundo.  Desde la ingeniería a detalle de un megaproyecto hasta la sopa de pollo para la cena!  A. está ganando independencia, I. está comenzando a entender lo que es ser familia.  Y yo sigo en el intento de pensar en una identidad para mí… Una que siempre y primero que todo es mamá y luego es una mezcla de cosas e intereses que todavía no logro ordenar.  Este blog fue el inicio de esa reconstrucción… y tratar con todas mis fuerzas de mantenerlo es el compromiso que tengo conmigo misma!

Anuncios

Y tu, qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s