Dolor de Corazón

No creas que no lo he notado.  Cuando juegas, sueles decir “papá cuida bebé”.  Y claro, papá es quien te cuida.  Mamá está mientras no tenga otra cosa que hacer.  Papá siempre está para tí.

Admito que me duele el corazón.  Admito que tengo culpa porque supongo que tu hermana sí recibe más dosis de mamá, ya que ella sí juega a que “la mamá cuida al bebé”.

Culpas de maternidad. Dolores de corazón.  Hago lo mejor que puedo pero sé que no es suficiente.  Siempre voy a estar en deuda contigo, hija.

Pero también tengo una especie de alivio.  Alivio de saber que sabes que papá está para ti.  Que estés tan segura de que puedes confiar en él.  Créeme hija, no existe mejor aliado que tu padre.  Tienes mucha suerte de que sea papa quien te cuide, mi bebé…

OUGSL30.jpg

Foto: a href=’http://www.freepik.es/foto-gratis/familia-feliz-divirtiendose-con-un-nino_1240619.htm’>Designed by Freepik</a>

 

Anuncios

El Mantra 2: Límites, hábitos y convivencia social.

I.,  ahora tienes 2.  Los terribles 2 para I. y los tremendos 3 de A.  Mercy!!  Supongo que, mi querida I., tus terribles 2 comenzaron antes de tiempo, ya que te empeñas en seguir apresurada los pasos de tu hermana mayor.  Y con el carácter que tienes! “No mamá! Yo sola!” debe ser, sin duda, tu frase favorita.

Los límites… oh! pequeña I.,  ahora la cosa se pone seria.  Mantengo todo lo dicho en mi mantra anterior.  Y con más años de circo, le voy a agregar un par de cosas:

  • No te preocupes, no me lo tomo personal.  Enójate todo lo que quieras que la mamá seguirá en pie a tu lado.
  • Hay una diferencia entre límites, hábitos y convivencia social:
    • Los límites los ponemos por tu seguridad y bienestar y por la seguridad y bienestar de los que te rodean. Lamento mucho que el cinturón del asiento del auto te incomode tanto, hija, pero no vamos a ir a ningún lado sin que tu estés correctamente sentada en tu silla.  Sola no! La calle se cruza de la mano de un adulto!.  Sé que te encanta el helado pero una bolita es suficiente.  Sé que quieres seguir jugando y el reloj dice que es hora de dormir.  No muerdas a tu hermana!  Si tienes ganas de morder, dale con este cojín! No lanzar juguetes!  Puedes golpear a alguien! (y todavía no encuentro una salida aceptable que te libre de esa energía).
    • Tengo que trabajar en los “peros” porque, según los entendidos, decir pero es desestimar tus emociones.  Se supone que debo decir “quieres seguir jugando Y es hora de dormir… qué hacemos?” Y darte un pequeño espacio para controlar tu ambiente.  Tal vez así logremos bajar un poco tu frustración.
    • 0-3
    • Los hábitos se enseñan con el ejemplo. Lavarse dientes y manos, saludar, decir por favor y gracias.  Esos no son límites, son ejemplos.  Las hijas aprenden de lo que ven más que de aquello por lo que se les regaña.
    • La convivencia social. Compartir y respetar turnos.  Hija mía!  No sé si la lección es para ti o para mi.  A veces siento que siempre llevas las de perder con tu hermana mayor.  Ella llora más fuerte y para mí es más fácil hacerle caso a la pena que a la ira.  Porque tu eres de las que se enoja.  Pequeña mía, mamá trabaja conscientemente en tratar de ser justa.  Sé que de esta mamá imperfecta surgen muchas de tus motivaciones morder o lanzar o llorar de rabia. Perdóname todos mis errores.

Pequeña I., te amo con toda el alma.  Tengo la impresión de que esto del crecimiento es más complejo para ti que para A.  Finalmente, ahora mamá está compartida y no puede darse el lujo de estar con cada una de ustedes al 100% ayudando a regular emociones.  Vivan las culpas maternales!  Pero sabes algo?  Creo que eso también te hace crecer.   Te veo más segura que tu hermana, más exploradora, más autónoma… hasta puedo arriesgarme a decir que tienes un mejor estilo de apego seguro.  Mamá tiene que aprender a lidiar entre tu necesidad de autonomía y lo que (sobreprotectora) cree que es adecuado para una nena de 2 años.  Tal vez, cuando yo confíe más en tí y tus habilidades tendremos que poner menos límites!  

Batman vs. Superman

Adopcion Superheroes
Superman también fue adoptado

Quién vio la película? Saben qué es lo que hace la diferencia entre uno y otro superhéroe? El Batman sombrío y deprimiente vs. el Superman esperanzador y justiciero? Pues que Superman fue adoptado!
Aunque podríamos decir que ambos personajes son resilientes (es decir, que salieron adelante a pesar de sus circunstancias), la forma en la que lograron re-construir su historia es radicalmente diferente! Sólo para mostrar el influencia positiva y reparadora que podemos tener las madres adoptivas!

Spoiler alert! Casi al final de la pelicula, Batman le dice a Superman: “Seguro tus padres te enseñaron que eras especial. Que estabas aquí por un buen motivo… Cuando los míos fueron asesinados sin motivo alguno, lo único que me enseñaron es que el mundo sólo tiene sentido si lo obligas!”

Grey

Lo admito. Leí las 150 sombras.  Leí también el primer volumen de la historia contada desde su perspectiva.  Y vi la película.  Grey me deja un poco ansiosa… no! Qué mal pensadas! Se los voy a explicar…

Grey fue adoptado.  Fue rescatado de una madre biológica drogadicta y negligente y un padrastro abusivo cuando tenía 3 o 4 años de edad.  Uno de los recuerdos conscientes que tiene el joven millonario seductor es ver a su madre “dormida” en el suelo mientras la policía se lo llevaba.  Recuerda el hambre.  Recuerda los golpes.  Recuerda tener que esconderse en un armario hasta que su padrastro terminara de “rentar” a su madre por una dosis de droga.

No sé si E.L. James tenga en su biografía algún contacto cercano con el trauma que genera la negligencia y el abuso.  Pero, al menos en mi opinión, crea un personaje creíble que encuentra resiliencia en el control.  Siendo el sadismo un extremo de esta misma necesidad.

Es cierto que la lectura superficial es prejuiciosa contra la adopción de niños “mayores”.  El pequeño que fue “rescatado” de la violencia y la pobreza por una pareja de “privilegiados” millonarios que a pesar de todos sus esfuerzos no lograron convertirlo en un adulto “normal”.  Pero la adopción, la reparación, es justamente la parte de la historia que no creo que nos vayan a contar.  De cómo convertirse en un Grey lo ayudó a sanar.  Por que en alguna medida sanó, cierto?  Si no fuera así, habría cortado todos los lazos con su familia adoptiva, no sería capaz de amar a su hermana menor y no podría mantener una relación con Anastasia (estemos o no de acuerdo en el tipo de relación, sigue siendo un vínculo con un otro) y eventualmente plantearse como padre, como lo sugiere en final de los libros.

A través del más estricto control, Grey encontró una manera de enfrentar esta mochila de recuerdos psicosensoriales que lo atormentan.  A la final, quién decide lo que es “normal”?

Tengo la suerte, hijas amadas, de que ustedes no provienen de un ambiente así de hostil.  Pero me pregunto cuáles son su recuerdos inconscientes… a qué le hacen frente?  y ahora que están comenzando a explorar el mundo lejos de mi regazo, qué cosas se los recuerdan?  Hambre? Separación? Ruido? Contacto? Me pregunto, hijas mías, como vamos a descubrirlos y cuál será nuestra (su) manera de prosperar frente a ellos.

THE PRIMAL WOUND

Título: The Primal Wound (La Herida Primaria)

Autor: Nancy Verrier

Web: http://nancyverrier.com/the-primal-wound/

Valoración:  5 / 5

 

Resumen: (desde el sitio web) Este libro está revolucionando la forma en la que pensamos acerca de la adopción.  Al aplicar información acerca de psicología pre y peri natal, vínculo, apego y pérdida, clarifica los efectos de la separación de los niños adoptados y su madre biológica.  Adicionalmente, les da a estos niños, cuyo dolor ha sido desconocido y mal interpretado por mucho tiempo, validación para sus sentimientos y explicaciones para algunos de sus comportamientos.  Aún cuando es un libro difícil de leer, debido a las emociones que evoca en todos los miembros de la triada adoptiva, resuena en verdades y puede ser una gran ayuda para reconocer, entender y validar las heridas creadas por el trauma de la separación entre las madres y sus hijos.  Este entendimiento puede ayudar a los miembros de la triada.  Puede entregar validación para las experiencias y emociones de los adoptados que se sienten incomprendidos; puede traer consuelo para las madres biológicas, a quienes se les ha negado la verdad de su pérdida; y puede ser una buena fuente de información para los padres adoptivos, de manera que puedan entender y responder de mejor manera a las necesidades de sus hijos.

 

Lo que me gustó: Este libro es una bofetada en la cara!  Te abre los ojos.  Sí, es duro de leer, pero te quita la venda del “final feliz” de la adopción.  El momento en que recibimos a nuestras hijas es solo el comienzo. Durante su vida se verán llenas de contradicciones y ambigüedades y es mi deber como su mamá tratar de reconocer los signos, entender lo que pasa, validar los sentimientos y ayudarlas a sobrellevar la tormenta.

Lo que no me gustó:  Este libro es un puñetazo al estómago!  Lo vuelvo a leer y me hace sentir que tal vez nada de lo que yo haga sea suficiente.

 

Mi experiencia: Existe alguna hija adoptiva que sea feliz?  Mis hijas son muy pequeñas todavía como para cuestionarse cosas como identidad y trauma de separación.  Entiendo que en el futuro tendremos tormentas.  Pero existe paz en la vida de una hija adoptada?  Últimamente me encuentro con tantos ensayos, blogs, páginas web, literatura sobre adoptados enojados, tristes y confundidos.  Sabré reconocer las señales y apoyarlas en las crisis?  Lograré que sepan y sientan que son amadas por sobre todas las cosas?  Llegaré a ser una madre lo suficientemente buena como para que mis hijas sean, en la suma final, felices?