Grey

Lo admito. Leí las 150 sombras.  Leí también el primer volumen de la historia contada desde su perspectiva.  Y vi la película.  Grey me deja un poco ansiosa… no! Qué mal pensadas! Se los voy a explicar…

Grey fue adoptado.  Fue rescatado de una madre biológica drogadicta y negligente y un padrastro abusivo cuando tenía 3 o 4 años de edad.  Uno de los recuerdos conscientes que tiene el joven millonario seductor es ver a su madre “dormida” en el suelo mientras la policía se lo llevaba.  Recuerda el hambre.  Recuerda los golpes.  Recuerda tener que esconderse en un armario hasta que su padrastro terminara de “rentar” a su madre por una dosis de droga.

No sé si E.L. James tenga en su biografía algún contacto cercano con el trauma que genera la negligencia y el abuso.  Pero, al menos en mi opinión, crea un personaje creíble que encuentra resiliencia en el control.  Siendo el sadismo un extremo de esta misma necesidad.

Es cierto que la lectura superficial es prejuiciosa contra la adopción de niños “mayores”.  El pequeño que fue “rescatado” de la violencia y la pobreza por una pareja de “privilegiados” millonarios que a pesar de todos sus esfuerzos no lograron convertirlo en un adulto “normal”.  Pero la adopción, la reparación, es justamente la parte de la historia que no creo que nos vayan a contar.  De cómo convertirse en un Grey lo ayudó a sanar.  Por que en alguna medida sanó, cierto?  Si no fuera así, habría cortado todos los lazos con su familia adoptiva, no sería capaz de amar a su hermana menor y no podría mantener una relación con Anastasia (estemos o no de acuerdo en el tipo de relación, sigue siendo un vínculo con un otro) y eventualmente plantearse como padre, como lo sugiere en final de los libros.

A través del más estricto control, Grey encontró una manera de enfrentar esta mochila de recuerdos psicosensoriales que lo atormentan.  A la final, quién decide lo que es “normal”?

Tengo la suerte, hijas amadas, de que ustedes no provienen de un ambiente así de hostil.  Pero me pregunto cuáles son su recuerdos inconscientes… a qué le hacen frente?  y ahora que están comenzando a explorar el mundo lejos de mi regazo, qué cosas se los recuerdan?  Hambre? Separación? Ruido? Contacto? Me pregunto, hijas mías, como vamos a descubrirlos y cuál será nuestra (su) manera de prosperar frente a ellos.